Encofrado Pilares

Material de encofrado ¿Qué necesito?

Ante de nada definamos qué entendemos por encofrar. Llamamos encofrar a la tarea de dar forma al hormigón u otros materiales similares como el tapial antes de fraguar a través de la utilización de moldes temporales que, una vez fraguado, retiraremos. Estos moldes, tableros de encofrar y demás herramientas van a ser de vital importancia para realizar nuestro trabajo. Por eso vamos a centrarnos en los materiales necesarios para llevar a cabo las tareas de encofrado.

Material de encofrado

Podemos encontrar diferente material relacionado con esta tarea, pero una de las piezas más importantes va a ser, sin duda, los moldes o tableros de encofrar. Estos moldes pueden encontrarse básicamente en dos materiales: los realizados en madera y los metálicos. Hay que destacar que pese a que los más utilizados son los metálicos, ya que aocstumbrar a incorporar otros elementos como fijaciones, etc… y permiten un mayor aprovechamiento del material, los moldes de madera nos permiten una mayor ductilidad, siendo muy utilizados cuando pretendemos dar una forma determinada al forjado y no existen planchas metálicas adecuadas podremos dar facilmente esa forma con la ayuda de cualquier carpintero.

En todo caso, para el encofrado de pilares, lo ideal es utilizar tableros metálicos. Lo ideal, apra evitar que aparezcan marcas en el hormigón es utilizar planchas grandes, de las dimensiones de los pilares, pero esto es muy complicado debido a que se trata de planchas muy pesadas y su manipulado es altamente complicado. Por contra, y para la realización de estos trabajos, se utilizan pequeñas planchas de encofrado de pilares. Al ser de tamaño reducido (Por ejemplo, 2600mmx500mm o 500mmx500mm) harán falta una buena cantidad de ellas para realizar un pilar de dimensiones considerables.

Encofrado de forjado

Sin embargo, cuando se trata de encofrados de forjado el campeón indiscutible es el de madera, mucho más ligero y con el que se puede adaptar la forma para poder albergar la gran cantidad de huecos que atraviesan un forjado de hormigón y que no pueden “modularse” para adaptarse a la estandarización de las planchas metálicas.

Los tableros de madera se pueden cortar, unir, clavar, escalonar y en definitiva trabajar hasta alcanzar la forma que se precise en cada punto, lo que hace que en cada montaje se pierda gran parte del material utilizado y que no va a encontrar otra ubicación igual en el siguiente forjado que se ejecute.  Todo este trasiego de trabajo con los tableros hacen que se degraden muy rápidamente, por lo que hay que tener cuidado de montar únicamente los tableros que cumplan unas mínimas condiciones de forma, ya que de lo contrario pueden aparecer marcas en el hormigón acabado o bien huecos en el encofrado por los que se puede perder parte de la lechada del hormigón vertido.

Puntales y durmientes

Otro de los elementos indispensables en las tareas de encofrado son los puntales. Los puntales son los soportes sobre los que colocaremos las planchas, que recibirán el peso del hormigón vertido y que evitarán que el material de encofrado se deforme.

Es importante destacar que por encima de los 3 metros de altura va a ser aconsejable, además de los puntales, utilizar cimbras arriostradas para soportar el peso horizontal y garantiza la estabilidad de la estructura.

En cuanto a los durmientes, son importantes porque los pilares, especialmente en estructuras de mucho peso y tratándose de elementos de poca base, van a descansar sobre superficies que tenderán a ceder, lo que puede provocar la deformación del forjado. Por eso, la utilización de piezas que nos ayuden a igualar y evitar la movilidad de los pilares (durmientes) va a ser de suma importancia.

¿Vas a realizar trabajos como los que hemos descrito y necesitas asesoramiento para tu material de encofrado? Contacta con nosotros y te ayudaremos en tu elección de una forma cómoda y profesional.