Presupuestos de obra

Calcular presupuestos de obra: Consejos

Hacer el presupuesto de una obra para un cliente puede convertirse en un auténtico quebradero de cabeza y todo para que al final nos encontremos con sorpresas a la hora de materializar el presupuesto.

Es posible que incluso aparezcan, una vez metidos en harina, los indeseables sobre costes, que en la mayoría de casos y tratando con ciertos perfiles de cliente no van a ser asumidos por el contratante y, por tanto, acabarán saliendo de nuestro bolsillo.

Por todo esto vamos a daros algunos consejos importantes a la hora de realizar cualquier tipo de presupuesto relacionado con obras de construcción o similares.

Existen muchas variables a tener en cuenta. Todo depende de los precios del mercado local, del tipo de construcción que vayas a hacer, y de las disponibilidades del propio mercado. Sólo a modo orientativo, te contamos qué es lo que debes tener en cuenta y cómo puedes hacer un cálculo inicial.

Recuerda que los datos que te arrojará este trabajo son solo una orientación inicial, puesto que los cambios en la obra final, revestimientos y acabados modificarán (seguramente al alza) estos valores, por lo que si crees que el cliente va a requerirte cambios sobre el presupuesto inicial deberás clarificar este aspecto desde el principio.
Principales aspectos a tener en cuenta para calcular un presupuesto de obra

Para comenzar a hacer el cálculo del presupuesto de una obra debes considerar:

  • Las condiciones del terreno y gastos para su acondicionamiento (relleno, nivelación, etc.)
  • El tipo de diseño que vayas a realizar (incluye aquí el pago de honorarios del arquitecto)
  • El diseño de las estructuras (incluyendo los honorarios del ingeniero o constructor)
  • Las instalaciones de servicios (materiales de instalación para desagües de aguas residuales, de aguas limpias, gas, electricidad y otras canalizaciones)
  • El costo de mercado de metro cuadrado constructivo básico
  • El costo de permisos, inspecciones y otros gastos respectivos a las condiciones municipales legales y tasas requeridas
  • El costo de los materiales anexos
  • El honorario de los constructores

 Empecemos a hacer las cuentas

Para establecer tu presupuesto, toma nota en un papel (Aunque lo ideal será que utilices algún soporte informático como hojas de cálculo o programas especializados) de los gastos “fijos”, es decir, los honorarios, tasas, y el costo total de todos los materiales en relación directa con los precios de mercado.

Luego deberás multiplicar el tamaño de la superficie total de la obra por el precio final de metro cuadrado de construcción, según tus gustos particulares (o los del cliente) y el precio de mercado. Así obtendrás un número básico, que podrás ir modificando en base a las ofertas que encuentres en el momento de entrar en la fase de compras, o aumentando en base a los agregados y modificaciones que aparezcan.

Ten en cuenta que, en el caso de refacciones y remodelaciones, hay tasas municipales y gastos que no serán incluidos en el presupuesto. En algunos casos puede ocurrir que la instalación de servicios tenga un costo menor, ya que podremos aprovechar muchas de las instalaciones anteriores. De todos modos, incluso en obras menores existirán algunas tasas que son iguales a las de construcciones mayores, como las de regulación, inspección municipal, permisos y algunas más. Consulta en el ayuntamiento correspondiente o a tu ingeniero encargado para conocer estos detalles, pues varían mucho en función de la población.